Como si de una película se tratase, paseando por las Ramblas de Barcelona, al llegar a la calle del Carmen, uno descubre un mundo lleno de pasión y de sabor; una fábrica de chocolate nos ofrece la oportunidad de convertirnos en unos adultos con alma de niños.

Chök  es una apuesta muy personal de Fernando Madrid, un enamorado del chocolate que un día soñó con un espacio dedicado al fruto del cacao y que con la colaboración de su esposa hizo realidad su soñado mundo de chocolate.

 

Chök está situado en un local modernista del año 1900, que anteriormente fue una fábrica de chocolates y posteriormente una bombonería.

En  Chök  el  chocolate es el absoluto protagonista. Bombones en sus más variadas formas y sabores, piruletas de chocolate, churros, patatas chips con chocolate, macarons, cupcakes, todo tipo de pastas, chocolate a la taza…

Pero los auténticos protagonistas son sus chöks (rosquillas-donuts), que uno puede admirar colgados como si de una tienda de abalorios se tratase, en sus casi 30 variedades distintas.

Estos chöks, son su producto muy especial no solo por su gran variedad sino por su elaboración baja en grasas, azúcar y menos tiempo de fritura. Los chöks son sanos, ligeros  y muy sabrosos.

Todos los productos de Chök se elaboran sobre una base tradicional (el chocolate), pero incorporándole elementos innovadores, ya sea en su elaboración o presentación.

Para Fernando, su propietario no todo termina en realizar las más dulces y sabrosas combinaciones posibles con el chocolate, su idea es acercar este producto a todos aquellos que sientan curiosidad.

Por eso Chök es un espacio abierto, donde uno puede desayunar o merendar contemplando como se hacen pasteles o pastas, o leer cualquiera de los múltiples libros que nos cuentan la vida del chocolate.

Y como un paso más hacia la incorporación del chocolate más allá de los postres, Fernando publica un libro de cocina donde el chocolate es el elemento innovador:

 “Chocolate Gourmet. Reinventando lo dulce y lo salado” ( editorial Lunwerg) nos  propone asombrosos aperitivos, bebidas, primeros y segundos platos a base de cacao.

Recetas tan sugerentes como un Chök con pimientos verdes, chocolate y huevo, un Marmitako de bonito y chocolate negro, un Pastel de chocolate con curry, una tortilla de chocolate y parmesano o un gin tonic con chocolate.

Y en Chök han pensado en aquellos menos atrevidos y que con tan solo el libro no se vean capaces de realizar las recetas propuestas; para ellos clases prácticas  en exclusivos talleres de cocina que se celebran en el mismo establecimiento.

La inscripción a los cursos se puede realizar por teléfono, correo electrónico o a través de las redes sociales de Chök.

Unos minutos en Chök se convierten en un recuerdo de sabores, olores y sensaciones imborrables.

Carrer del Carme, 3. Barcelona

 933 042 360

http://www.chokbarcelona.com