Anthony Rey gana el Premio de Anís del Mono a la Mejor Especialidad Pastelera con anís

El pastelero Anthony Rey ha ganado hoy el Premio de Anís del Mono a la Mejor Especialidad Pastelera con anís, uno de los galardones más reconocidos en España, gracias a su creación Esfera Ivoire & Anís del Mono.

El fallo de la séptima edición de este concurso, organizado por el Gremi de Pastisseria de Barcelona y Anís del Mono, se ha dado a conocer esta mañana en la Escuela de Pastelería, donde ocho finalistas han mostrado la diversidad de la actual pastelería de vanguardia que integra y reinterpreta el anís, un sabor muy presente en la repostería española.

 

Anthony Rey

Anthony Rey, de 26 años, se formó en la Escuela de Hostelería de Marsella, su ciudad natal, para convertirse en cocinero. Lleva 9 años trabajando en España y, desde hace cinco, se dedica a la pastelería. Ha trabajado en el Hotel Mandarín Oriental de Barcelona y en la actualidad desarrolla su carrera en el Hotel Arts Barcelona.

Con su Esfera Ivoire & Anís del Mono, Anthony Rey ha buscado componer un postre equilibrado en cuanto a los sabores (mezcla de chocolates, albaricoque y Anís del Mono) generando al mismo tiempo una sorpresa constante de texturas.

El jurado del premio, con el que Anís del Mono quiere apoyar a los profesionales de la repostería, está compuesto por profesionales del sector, profesores de la Escuela de Pastelería de Barcelona y representantes de Anís del Mono. Entre ellos ha estado Carolina Lourenço, jefa de cocina de Vuelve Carolina y ganadora de la pasada edición del concurso.

Los otros siete postres finalistas fueron los Cake-pops de Anís del Mono, de Silvia Schaffer (Brasil); Chups explosivos de Anís del Mono, de Mª Fátima Gismero (Guadalajara); Crema de mandarina y anís con ganache montada de chocolate blanco y wasabi, de Roberto Fernández (Toledo); Milhojas redondo a la crema de Anís del Mono, de Sixto Serrano (Granada); Mystikós de Anís del Mono, de Carolina Gómez (Colombia); Tartaleta de Anís del Mono con fresas, de Mª Lucila Canero (Argentina); y Tocino de cielo al Anís del Mono con un toque refrescante de menta, de Marta Bermudo (Sevilla).