“La revolución y la solución del vino por copas” Desde siempre,  en casa hemos padecido la oxidación de los vinos, en realidad nos da un poco de pereza el hecho de abrir una buena botella y después de haber tomado un par de copas tener que utilizarla para cocinar o bien que se nos pique olvidada en la nevera, etc.



En hostelería el servicio de vino por copas es cada día más la alternativa y por razones muy diversas, por un lado nuestro estilo de cocina, me refiero al de las tapas o micro-cocina, donde la variada gama de manjares hace que varios tipos de vinos sea la armonía real. Por otro lado, el poder ofrecer una abanico diverso de vinos a un comensal abre la puerta a una mayor placer del cliente y no siempre tener el  mismo vino de la casa – mención un tanto ordinaria -  ya que el  vino de la casa cada día puede o debería de ser diferente, al menos se debería de cambiar cada semana o cada mes, de lo contrario es , como digo, muy aburrido.
También y hemos de ser realista un poco influye  esta injusta crisis que se ha cebado con los vinos de cierto nivel o prestigio y de golpe hemos pasado a consumir vinos de un segmento más bajo, pues con este tapón podemos seguir consumiendo nuestros vinos favoritos tanto en los establecimiento de hostelería como en nuestra casa.

Y de que estoy hablando, pues de este tapón revolucionario que un día me trajeron unos amigos y me dijeron…..oye Juan, prueba esto y dentro de un mes o mas nos dices si funciona  o no….. yo lo empecé a probar en diferentes tipos de vinos, tintos, blancos, jóvenes, viejos, dulces, generosos, etc… y resultó que los vinos se mantenían perfectos, no había ni hay ningún tipo de oxidación ni de evolución en absoluto….nada de nada. Pero no sólo es una prueba casera, sino que prácticamente durante un año he sometido a este tapón a las pruebas más diversas, incluso de altura y de otros hemisferios, tapando botellas en Mendoza, en Panamá (acción de clima caribeño), en Sierra Nevada e incluso en Bogotá con 2.630 m, s.n.m. y los resultados han sido perfectos.

El vino  se mantiene perfecto durante días, semanas, meses y está certificado que durante años, gracias  a un carbón especial que lleva incorporado, el tapón hace un vacío suave y que mantiene toda la expresión tanto frutal como de buqué de cualquier tipo de vino a excepción de los espumosos.

El tapón es propiedad  y patente de la empresa Pulltex, una empresa que siempre se ha destacado por la fabricación de sacacorchos de doble función, perfectos y que ahora entre sus muchos artículos nos han presentado este tapón revolucionario y que no hace falta cambiar cada mes , ni nada de eso, incluso yo lo estoy probando con el aceite y me está funcionando de una forma perfecta, y que le talón de Aquiles de una buena botella de aceite que no son baratas es la oxidación, pues bien, también  funciona.

¡¡¡IMPORTANTE¡¡¡ Cada vez que tapamos una botella o volvemos a tapar la misma botella se produce el vacío, no importa la cantidad de veces.

Los nuevos tapones tienen un sistema para controlar la cantidad de días que hace que tenemos la botella abierta, como un control de cara a la calidad y seguridad.

Gracias, salud y vinos por copas.