Ya hace años que diferentes referentes de la cocina de nuestro país participan en la feria con sus obras de arte culinario "¿Porqué no iba la gastronomía a deleitarse con el arte, o incluso deleitarse con el arte?"

 
Si el arte se deleita con la gastronomía a través de acuarelas, óleos, fotografías, happenings o instalaciones, ¿por qué no iba la gastronomía a deleitarse con el arte, o incluso a convertirse en arte?
 
Esto es probablemente lo que han pensado tanto Juan Mari Arzak, uno de los grandes maestros de nuestra cocina, y el Grupo Bokado  creado en San Sebastián en 1996 por los hermanos Jesús y Mikel Santamaría y el matrimonio formado por Carmen Etxabe y José María Picabea, que desde hace varios años participan conjuntamente en Arco para ofrecer  lo mejor de su cocina convertido en pequeñas obras de arte. 
 
Son auténticas obras maestras del arte culinario, una cocina en miniatura destinada a deleitar a galeristas, coleccionistas e invitados a este gran encuentro de la vanguardia artística. El lugar de encuentro es la sala VIP Berger y el menú, de cuatro platos,  demuestra sin lugar a dudas que la creatividad también puede “emplatarse”.  Pequeños pinchos, ave de temporada, bogavante , pastel de cabracho o una hamburguesa de chocolate son algunas de las exquisiteces que forman parte de este menú en el que los protagonistas son, sin lugar a dudas, los cocineros.
 
Y es que la  originalidad de estas delicatessen trasciende su sabor, gracias a una presentación cuidada y colorista que busca que el comensal los disfrute con los cinco sentidos.
  
Un artículo de Elisabeth Norell