El Gremio de Carniceros y Charcuteros de Barcelona y comarcas ha repartido este domingo en la Boquería más de 6.500 raciones de butifarra de huevo elaboradas artesanalmente por profesionales charcuteros. Un acto festivo con el que el GremiCarn ha dando la bienvenida al Carnaval en la ciudad condal.

El acto ha contado con la asistencia de Nieves Ferrete, directora de los Servicios Territoriales en Barcelona del Departamento de Agricultura, Ganadería, Pesca, Alimentación y Medio Natural de la Generalidad de Cataluña; Raimond Blasi, concejal de Comercio, Consumo y Mercados del Ayuntamiento de Barcelona y Josep Zalacain, consejero municipal del Distrito de Ciutat Vella.

Las 6.500 raciones se han repartido en sólo 55 minutos, dato que da idea del éxito de público que ha tenido la convocatoria La fiesta comenzó a las 12 del mediodía en el barcelonés mercado de La Boquería amenizada por los tamborileros, el Cerdo del Clot y la Cerda de San Antonio. Miembros del GremiCarn han participado activamente en el reparto de las morcillas a los miles de personas que esta mañana de domingo se han acercado a la Boqueria para probar la tradicional butifarra de huevo del Jueves Lardero. La afluencia de público ha sido muy intensa, hasta el punto de que en menos de una hora se han repartido todas las raciones a un ritmo de 2 porciones por segundo.

Pocas ciudades celebran el inicio del Carnaval como Barcelona, con una butifarrada popular multitudinaria. Los charcuteros de Barcelona han necesitado 390 kilos de carne, 3.900 kg de huevos, 780 metros de tripa y la proporción adecuada de sal y pimienta para poder elaborar las más de 6.500 raciones de butifarra de huevo repartidas esta mañana.

La butifarra de huevo: historia y elaboración

Documentada ya desde el siglo XVII y ubicada en Barcelona, la historia de este embutido está relacionada con la fiesta de Carnaval, época durante la que se solían celebrar comidas comunales que tenían como ingredientes básicos el cerdo y los huevos.

Durante la dictadura franquista, el hecho de no poder celebrar el Carnaval conllevó un descenso tanto en el consumo como en la producción de la butifarra de huevo, que se recuperó de manera notable a partir de la década de los 80 y gracias a la voluntad de los maestros charcuteros.

Ahora, la forma tradicional de consumo es comerse a pedazos o en tortilla de morcilla acompañada de pan con tomate durante las fiestas de Carnaval. La butifarra de huevo es delgada, con forma de herradura y se puede comprar en piezas individuales de un calibre entre 32 y 45 mm cada una y de una longitud que puede oscilar entre los 25 y los 35 cm.

JUEVES LARDERO

Los 3.000 tocineros-charcuteros de toda Cataluña elaborarán por el consumo del Jueves Graso de este año 485.000 kg de morcilla de huevo.

¿Qué necesitarán para poder elaborar casi 500 toneladas de butifarra de huevo?

1.380.900 - metros de tripa
3.203.886 - huevos (266,991 docenas)
126.809 - kilos de carne magra
116.809 - kilos de papada
33.373 - kilos de panceta
6.930 - kilos de sal
1.380 - kilos de pimienta