Hablamos con José Peñín uno de los más reconocidos periodistas y escritores en materia vitivinícola

Actualmente, es presidente de Grupo Peñín, director de la revista “Sibaritas” -la revista del vino y otros placeres- y fundador de la influyente “Guía Peñín de los Vinos de España”.
José Peñín, reconocido periodista y escritor en materia vitivinícola fundó en 1975 uno de los primeros clubes de vinos de España, “Cluve” Y en 1980, la primera revista divulgativa de vinos del país: “Bouquet”.
 

¿Cómo nació su amor por el vino?


Por casualidad al montar con unos amigos uno de los dos primeros club de vinos por correspondencia en el año 1974.
 

¿Los cambios gastronómicos han llevado un cambio en las características de los vinos?


En absoluto. Los cambios han ido paralelamente en dirección a la calidad. Nunca el vino en particular y la gastronomía en general han alcanzado tanto relieve y mejora en toda su historia como en estos 30 ultimos años.
 

¿Qué papel tienen las guías en la garantía de la calidad y en la educación del gusto?


Las guias tienen la importancia de que ante el crecimiento espectacular de marcas y estilos, el consumidor necesita que alguien con credibilidad le seleccione un determinado grupo de vinos. A partir de esta selección el consumidor decide. La garantía de la calidad depende de la motivación de la bodega en superarse a si mismo con objeto de que su vino figure en la cota mas alta de las puntuaciones. En el fondo hay mas de ego que la intención de servir mejor al cliente.
 

Es evidente que el papel de los enólogos ha hecho mejorar la calidad del vino ¿Significa eso que tiene menos importancia el pago (Cru) que donde se cultiva?


No tiene nada que ver. El enólogo es un intérprete de los elementos naturales que se le presenta: suelo, viña, clima y a partir de ahí añade factores técnicos en el proceso de elaboración como mejores barricas, mejor tratamiento en bodega de la uva etc.
 

¿ Las innovaciones han hecho disminuir el papel de las DO con su consejo regulador?


Sin duda los Consejos Reguladores han sido mas testigos de las innovaciones que sus autores. El marquismo nunca ha dejado de tener protagonismo mientras que las D.O. han tenido un papel “regulador” y control de los desmanes que se producían en el vino español hasta los años Ochenta. A partir de ahí han sido los individuos en equilibrio con los reglamentos de esas entidades.
 

Cada vez hay más vinos de autor ¿llevará esto a una mayor diversidad de los vinos o al separarse del territorio serán más similares entre todos los del mundo?


El vino siempre es de autor o autores. Al menos cuando hablamos de vinos de gama media a alta. El territorio nada mas es eso, un espacio geográfico en donde se ubican una serie de empresas vitivinícolas con intereses comunes pero que en nada tiene que ver con las características de los vinos. No existe un modelo “rioja” “ribera” o “somontano” ya que podemos desgranar en cada supuesto modelo mas de 5 o 6 tipos y sabores diferentes. El problema actual de la globalización no es el interés de imitarse unos a otros produciendo el mismo vino, sino el interés de hacer el vino mejor con los utillajes técnicos, el mejor control del viñedo y la enología mas puntera. Lo que pasa es que cuando todos tienen los mismos recursos con el mismo pensamiento de hacerlo lo mejor y no lo mas diferente, nos encontramos con vinos similares en las cuatro esquinas del planeta.