La Injera & el Wat: Dos Platos estrella de la gastronomía etiope

Antes que nada conviene recordar que la cocina africana, tremendamente influenciada por las culturas orientales y europeas, algunas como potencias colonizadoras, está llena de sabores intensos y especiados, convirtiéndose en muchas ocasiones en una comida picante. No olvidemos que Etiopía tiene una cocina bastante sofisticada.

 En cuanto a su cocina decir tan solo que es una cocina tan exótica como desconocida. No usa cerdo de ningún tipo al ser la mayoría de los etíopes ortodoxos unitarios, musulmanes o judíos, y por tanto lo tienen prohibido. Más aún, la Iglesia ortodoxa etíope prescribe ciertos periodos de ayuno, incluyendo los miércoles, viernes y toda la cuaresma, por lo que la cocina de este país cuenta con muchos platos vegetarianos. Esto ha llevado a muchos cocineros etíopes a desarrollar un rico surtido de fuentes de aceites de cocina: aparte de sésamo y cátamo. Los restaurantes de cocina etíope son una elección popular para los vegetarianos de muchos países occidentales. Los aceites también son relevantes en los sabores de la gastronomía africana, además de suavizar la fortaleza y dureza de los sabores especiados de este continente. El aceite de palma, característico de la costa oriental de África, otorga un fuerte sabor y un reluciente tono dorado rojizo a los platos. Una comida típica con aceite de palma es el arroz Joloff, que se suele acompañar con anillos de cebolla y tomate.
 
Su cocina consiste, principalmente, en platos de verdura y carne picantes, normalmente en forma de wat (o wot), un estofado espeso, servido sobre la injera, amén de otros ingredientes. La injera se puede decir que es el plato nacional, y se sirve en una bandeja, o plato metálico, aproximadamente de medio metro de diámetro. Es parecido a un crêpe de color gris, blando y esponjoso, que se acompaña de diferentes carnes: buey, vaca, cordero, pollo… con salsa o sin ella, picante o no. También se puede preparar con pescado de los lagos, con queso y con vegetales. Encima de la injera, es decir de la crêpe, hecho de harina de eltef fermentada, se pone la carne en salsa, o lo que sea, al igual que en la India se hace con el chapati, o en los países árabes con el pan de pita, y siempre con la mano derecha.

 

El wat (estofado de carne, pollo o verduras) es un plato muy apreciado por los etíopes. Se suele servir con una salsa picante y con o sin injera (pan) y tibs (trozos de carne asada). El shivro (plato de garbanzos) o el misir (lentejas) son otras de las especialidades que ofrece la cocina etíope. Los etíopes comen mucho pescado, como truchas, percas y gambas. Los platos se sirven en grandes bandejas alrededor de las que se sientan los comensales. Siempre hay que lavarse las manos antes de cada comida porque sólo se utiliza la mano derecha para comer. En Etiopía se bebe mucho café. Proviene de la provincia de Kaffa. También se consumen bebidas, como la talla (cerveza) con un sabor muy particular, el kaitaka (alcohol de cereales), el coñac (local) y el tej (bebida alcohólica hecha a base de miel fermentada).

Siempre hay que lavarse las manos antes de cada comida porque sólo se utiliza la mano derecha para comer. En Etiopía se bebe mucho café. 

Existen algunos restaurantes en las ciudades más visitadas de Etiopía que te preguntan si la carne la quieres con injera o con pan (que lo hay por todas partes). La injera es el plato nacional que se sirve como base de cada comida. Es como una oblea fina que hace las funciones del pan. Se coge con una mano, se enrolla y se lleva a la boca. El primer día que la probé, un amigo viajero me dijo que parecía una bayeta “spontex”. Tenía un sabor un poco raro al principio, pero luego estaba bien.

En resumen: carne autóctona, aromas especiados y la fuerza en los sabores son las notas dominantes en esta gastronomía.

Receta de la Injera (Para 4 personas)

  • Preparación 5 min y Reposo 24 horas
  • Ingredientes:  250 gr de mijo
  • Un sobre de levadura seca de panadería •
  • 500 ml de agua tibia •
  • Sal Combinar una taza de trigo moro, una taza de galletas molidas y 1 huevo.
  • Añadir una cuchara de aceite y una a dos tazas de agua para obtener una consistencia.
  • En un recipiente a fuego lento y uniforme, echar una cucharada de aceite y esparcirla por toda la sartén.
  • Una vez lista la masa, echarla en el recipiente (tipo chorro liquido) para hacer la injera de una en una con un diámetro de 10 centímetros empezando de fuera hacia dentro y de izquierda a derecha, tan pronto como burbujee uniformemente retirar el pan.
  • Continuar la operación hasta terminar la mezcla.
  • Preparar el horno a 325º C, e introducir el pan durante 1 minuto para que se dore un poco, aproximadamente hasta quedar seco por encima pero que no se queme.
  • Apilar las injeras una encima de la otra, y ya está listo el pan de mesa. No saldrá bien a la primera, así que habrá que tener paciencia.