El Panettone se ha convertido ya en poco tiempo en un clásico dulce de Navidad.
Dicen que el panettone nació en el siglo XV y que su origen es una historia de amor entre la hija de un pastelero y un joven aristócrata que creó para ella un pan dulce con forma de cúpula con frutas confitadas y aroma de limón y naranja.
Sea esta u otra su historia, ahora es habitual encontrar el Panettone en las mesas en estas fiestas navideñas.

Quizás esto es lo que ha llevado al Gremio de Pasteleros de Barcelona y Provincia a celebrar el Concurso al mejor panettone artesano del Estado.
Con un jurado formado por expertos pasteleros como Giuseppe Piffaretti, autor del mejor panettone del mundo,y en las instalaciones de la escuela de pastelería de Barcelona 22 pasteleros han presentado sus panettones de los que se ha valorado el aspecto, el corte, el olor, la textura y el alveolado, y el gusto. Todos ellos clásicos de frutas (limón / cedro, naranja y pasas).

La pastelería Dulce Par Yann Duytshche de Sant Cugat del Vallés (Barcelona) se ha proclamado como ganadora del concurso.Yann Duytsche se impuso con un panettone del que el jurado ha destacado su excelente textura y su aroma Duytsche abrió su pastelería en St Cugat (C / Puig i Cadafalch 50) en 2006, después de una larga trayectoria de 12 años en L'Ecole du Grand Chocolat Valrhona con Frédéric Bau. Define su pastelería como de autor, gastronómica, inmediata y golosa, con combinaciones clásicas o atrevidas y formatos y presentaciones muy estéticas.