“ Elegante Acero de Don Miguel Vineyard”


Cuando se estudian los vinos de Chablis, una vez que has acabado con las tierras, su clasificación y su tipicidad histórica viene el momento de la elaboración o de las dos escuelas o estilos de un Chablis, por una parte están los que dicen que siempre ha de ser con madera y por otro los que aseguran que los grandes son los que nunca llevan madera y expresan mejor la fruta y la frescura, la verdad es que dependerá del gusto de cada uno. Pero este Chardonnay puede confundir a los más expertos con su finura, acidez y frescura, dando la impresión de que procede de un clima más al norte, y no se equivocan mucho, porque en el AVA del Valle de Río Russian (Russian River Valley), el clima es muy frío e incluso severo gracias a las corrientes que bajan del norte, sobre todo en época de maduración, con los consiguientes contrastes de temperatura muy marcados, etc.
 
El Chardonnay Acero de Marimar Torres, expresa una fruta madura pero fina, con dominio de la piña, frutas blancas carnosas y un fondo mineral. En boca su acidez impregna todo el paladar aportando equilibrio en unión del cuerpo y untuosidad, pero ante todo de una frescura que atrae el placer de disfrutarlo, como la sensación de tocar el acero frío en una jornada calurosa; esta es la verdadera sensación.
 
Es un vino muy Chardonnay, incluso podría decir que muy septentrional, ideal para las cocinas internacionales, pero sobre todo para la cocina mediterránea tanto tradicional como de fusión también para la nueva cocina americana como los ceviches de Perú o México, como los arroces secos con langosta y pulpitos mediterráneos, como el robalo con costra de hormigas culonas de Colombia y como no los percebes y la centolla gallega o los lomos de atún rojo del Mediterráneo sin olvidar el Jamón Ibérico de Bellota. Gastronomía toda ella, simple pero de la más alta calidad, fresca y expresando la materia prima…igual que este gran vino.
 
Juan Muñoz Ramos