“OKTOBERFEST” donde la cerveza es la que manda.

En la ciudad alemana de Munich los preparativos están a punto. Una gran fiesta va a comenzar: Un año más llega el “Oktoberfest”.  Por las calles de esta ciudad contemplamos a la gente, vestida con trajes típicos de la región de Baviera, deambular de un lado para el otro.

Gente que canta y baila a su ritmo, porque para ellos hace días que ha comenzado su propia fiesta privada. Es como si todo el mundo quisiera prepararse para el gran acontecimiento, ya que, al parecer, nadie desea quedarse atrás. Los hoteles y restaurantes de esta ciudad, así como también de los alrededores, se encuentran abarrotados. En los bares y tabernas, la cerveza se consume por litros. Y, los platos favoritos de la región se sirven más que en ninguna otra época del año. Porque hablar de gastronomía en la capital de Baviera, y más concretamente durante el “Oktoberfest”, es hablar de la cerveza, del codillo con strugel, de las famosas salchichas alemanas, de las kartoffelsalat (ensalada de patatas al estilo de la región) y de muchas, muchas cosas más.

  Varios centenares de años han sido testigo en la ciudad de Munich de una grandiosa y fiel tradición: La Fiesta Mundial de la Cerveza, más conocida como: El “Oktoberfest”.
    La pasada edición, fueron algo más de 6,5 millones de litros de cerveza los que se bebieron, en los 15 días que duró la Fiesta. Claro que no sólo se trata de beber y beber diariamente, ya que habrá que acompañar a la cerveza con algo sólido, lo que nos ayudará a regresar al hotel, o al lugar donde estemos viviendo, por nuestros propios medios.

    Los muniquenses calculan que en esta nueva edición 2009, del día 19 de septiembre al 4 de octubre, se consumirán algo más de 7 millones de litros de cerveza, poco más de 200.000 salchichas, unos 500.000 pollos asados y cerca de 25.000 kilos de pescado, y  otros productos, al tiempo que todo ello lo acompañaremos, seguramente, con diferentes tipos de panes y otros productos de la región.
   Sin embargo, Munich no evoca tan sólo el “Oktoberfest”. Aquí, se encuentra el famoso Estadio Olímpico, y junto a él el Museo BMW, una de las más prestigiosas marcas de automóviles del mundo, el Barrio de Schwabing, e infinidad de galerías de arte y museos, así como muchas otras cosas. Porque, la capital bávara goza también del renombre internacional, por ser esta una de las principales ciudades del arte y de la cultura de Europa. Y, aunque esto no es más que una idea de lo que ofrecerá Munich durante los días que dure el “Oktoberfest”, volvamos a lo que verdaderamente importa en estos momentos. Volvamos de nuevo a la Gran Fiesta Mundial de la Cerveza.

LAS COMPAÑÍAS CERVECERAS COMPITEN AMISTOSAMENTE


    Para comprender la razón de ser de esta fiesta hay que tener en cuenta que la gente del Estado Libre de Baviera, además de expertos en la elaboración de una de las bebidas más refrescantes del mundo, son unos grandes consumidores de este preciado líquido. Empresas cerveceras mundialmente famosas tales como: Loewenbräu, Spaten o Hofbräu, tienen su sede en Munich. Cada año compiten durante el “Oktoberfest”, para demostrar quién es el más fuerte, en cuanto a producción y cifras de ventas se refiere, y quién presentará la mejor decoración de sus carrozas en el desfile inaugural.

Todas las cervecerías, los "pubs" e incluso las tabernas (Weinstuben), están abarrotadas durante el “Oktoberfest”. La gente entra y sale a empujones de estos establecimientos, pero siempre con el buen humor que caracteriza a los bávaros. El enfado y el mal humor no compaginan con la Fiesta, ya que eso pertenece a otro mundo y se tiene, obligadamente, que dar paso a la alegría y al buen humor.

LA REINA DE LAS TABERNAS


    Uno de los lugares más visitado durante esta  manifestación es la antigua fábrica de cervezas, hoy cervecería "HB" (Hofbräuhaus), la más antigua de la corte, y la más grande y famosa de la ciudad. Fue fundada en 1591, por Guillermo V, Duque de Baviera. Más tarde, en 1614, los muniquenses celebraban el nacimiento de la cerveza fuerte "Bock", cuya receta no ha sido cambiada hasta hoy. Finalmente, hace exactamente ahora 100 años, esta cervecería y su marca "HB" con la corona sobre las dos letras, fueron inscritas en el registro mercantil. Paseando y preguntando, llegaremos automáticamente a este lugar, porque todo el mundo quiere vivir el verdadero ambiente bávaro, y una gran mayoría de los que llegan hasta Munich para celebrar el “Oktoberfest” desearán probar su cerveza, aunque no siempre encuentren un lugar confortable donde poder sentarse cómodamente. Sólo hay que seguir la corriente de los demás transeúntes. Inmenso, viejo, pero con un encanto especial, el "Hofbräuhaus" reúne todos los condicionantes para ser el "Rey de las Tabernas Alemanas". Aquí, la gente habla, come, bebe, baila y canta, sobre todo canta: (Kom, geb'mir deine, hand, für heute feiern wir....). Los visitantes que llegan hasta el "Rey de las Tabernas", se unirán en un coro homogéneo con los propios nativos de Munich, entonando las más alegres canciones de esa bella región.

   Pero, recordemos que los litros de cerveza no desaparecerán de nuestros cuerpos por arte de magia, por lo que habrá que acompañarlos con algo sólido; con sauerkraut (cerdo con repollo), con kartoffelsalat (ensalada de patatas), con bratwurst (salchichas), etcétera. Aunque también se puede acompañar con pastel de manzana, galletas, dulces, y toda clase de bollería fina, muy rica en esta ciudad.
   Como curiosidad y, una vez que entremos en la cervecería "HB", podremos ver que a mano izquierda, existe una gran estantería llena de jarras de cerveza, de todos los tamaños y diseños. Se trata de algo muy elitista, donde tan sólo unos pocos privilegiados acostumbran a guardar las suyas, bajo llave claro está, y una vez que las han utilizado para beber.

ELEGANTES CARROZAS RECORREN LA CIUDAD

 Las dos semanas largas que dura el “Oktoberfest”, serán agotadoras. Estos días irán acompañados de fiestas continúas y de alegrías desbordantes. La inauguración de dicha fiesta, el día 19 de septiembre, a las 12 horas del mediodía, acostumbra a estar rodeada por una pequeña ceremonia llevada a cabo por el Alcalde de la ciudad. Pero antes de que llegue ese momento culminante, algunas calles de Munich serán el escenario de una inmensa cabalgata de carrozas "cerveceras", que comenzará dos horas antes para finalizar a  mediodía, momento este en el que quedará inaugurada la nueva edición del “Oktoberfest”.

   Grandes marcas de cerveza tendrán ahora la oportunidad de mostrar su esplendor. A la cabeza de la cabalgata siempre acostumbra a ir el dueño de alguna de las compañías más famosas junto con su familia, o el director de la marca de cerveza en cuestión. Las carrozas suelen ser siempre muy discretas y elegantes, aunque seguramente lo que nos llame más la atención sean los magníficos caballos percherones que estarán  arrastrando dichos medios de transporte, y que irán decorados también con los colores y emblemas de las diferentes compañías participantes. Unos soberbios animales que parecen no haber nacido para otra cosa en su vida que para poder tirar de estos impresionantes carros.

La familia "cervecera" saludará al público amistosamente. Arrojará flores, banderines y caramelos a quienes se encuentren observando la cabalgata de inauguración. La gente, también responderá al saludo aplaudiendo. Los niños se aproximarán a las carrozas con el fin de llenarse los bolsillos de golosinas y recuerdos de esta hermosa fiesta. Y, así pasarán sucesivamente todas las grandes marcas de cerveza que estarán presentes en el “Oktoberfest”, al igual que otras muchas empresas, quienes ofrecerán, no líquidos sino sólido, porque en la Gran Fiesta de la Cerveza de Munich también se come, y mucho.

   Dicha cabalgata será amenizada entre carroza y carroza, con música tocada por grupos regionales, vestidos con trajes típicos, quienes interpretarán las melodías más conocidas de esta ciudad. El público, animado, tarareará y cantará las canciones que conozca a medida que pasan, hasta que no quede ninguno más por desfilar.
   Pero, durante estos días, también se puede ver otro tipo de espectáculos: músicos callejeros, mimos, vendedores ambulantes, coros, bandas musicales, acróbatas, y un largo etcétera, por las calles de la ciudad de Munich.

AL MEDIODIA SUENA EL CHUPINAZO


   El último en desfilar siempre ha sido el anfitrión de la Fiesta Mundial de la Cerveza, es decir: el Alcalde de la ciudad. Cuando éste llega al Theresienwiese (el recinto ferial donde se encuentran todas las carpas y pabellones de las marcas de cerveza), las carrozas estarán esperando ya a las puertas de la entrada de los respectivos pabellones. Todos querrán ansiosamente que el anfitrión inaugure, con unas breves palabras, este “Oktoberfest” de 2009. A las 12 en punto, con el estruendo de los cañonazos, se abrirán las puertas de todos los locales, incluidas las grandes carpas y, es a partir de ese momento cuando comienza la Fiesta. La gente sale despavorida hacia las distintas casetas buscando una buena mesa donde sentarse, para empezar, cuanto antes, a beber. En cuestión de minutos, esa docena de carpas monstruosas, así como los diferentes pabellones, se abarrotarán de personas llegadas de todos los rincones del planeta. Y no es que se llenen porque sean pequeñas, todo lo contrario, son inmensas, ya que cabe miles de personas en cada una de ellas, pues el “Oktoberfest” es algo muy especial.

Una vez que hemos escogido una buena mesa, cuanto más cerca de la cocina mejor, ya podemos empezar a beber, a comer y a cantar. La cerveza tendremos que pedirla por litros, y recordemos que cuando queramos repetir otra habrá que decir: "ein mass", una más; ni más, ni menos.

En todos los locales hay una banda de música, que toca sin cesar muchas de las melodías típicas de esta Fiesta. De cuando en cuando, tendremos que alzar nuestra jarra de cerveza para hacer un brindis con los músicos allí presentes. De esta manera, la música se volverá más y más alegre. El público que se encuentra en el interior de las carpas y otros pabellones, siempre colabora animadamente, cantando o pidiendo canciones para poder acompañar.

A veces, el anfitrión se levanta y brinda con el público. Y, a veces, también llegará a pronunciar unas palabras. Será en esa ocasión cuando todos tengamos que aplaudir y ovacionar al anfitrión. Y así, día tras día, irán transcurriendo las dos semanas y media de este “Oktoberfest” de Munich.

Una ciudad encantadora, a la que encontraremos medio "vacía", a determinadas horas del día, ya que todo el mundo estará divirtiéndose en el recinto ferial o descansando para poder hacerlo, lo que hará que se trate de un buen momento para conocerla mejor, aunque eso sí, tendremos que sumarnos a la gran Fiesta de los muniquenses, después de hacer las visitas. Como ya hemos comentado, a esta nueva edición de 2009 se espera que acudan algo más de 7 millones de visitantes, y dado que el ambiente será el mismo que en otras ocasiones, se recomienda hacer una reserva en algún hotel con bastante antelación, no tengamos que tener que dormir en la calle.

El “Oktoberfest” no es, sin embargo, un monopolio de Munich. En toda esta bella región que es Baviera existen centenares de marcas de cerveza, entre las que se encuentran algunas de las mejores del mundo, donde se elabora un tipo de cerveza diferente en cada lugar y, por ello, también donde se celebran fiestas parecidas en diferentes pueblos y ciudades del sur del país. El espumante jugo de cebada y lúpulo se consume por toda Alemania en cantidades industriales. Hay que probar las distintas marcas de cervezas, pero también hay que asistir a estas manifestaciones y a sus bailes. Cada pueblecito tiene su fiesta particular, menos grandiosa que la de Munich, claro está, pero por ello no deja de ser una buena Fiesta de la Cerveza. 



{mospagebreak}

GUIA PRACTICA

COMO LLEGAR:

     Con suerte, en el mes de septiembre, todavía hará una buena temperatura en el sur de Alemania, por lo que no sería ninguna tontería poder desplazarnos hasta Munich en tren, o en nuestro propio vehículo. También podemos viajar con Iberia, Lufthansa, Air Berlin, Air France, KLM, British Airways, y otras compañías aéreas que vuelan hasta esta ciudad, por lo que se recomienda preguntar el precio de las tarifas aéreas en la propia compañía, ya que es posible que consigamos precios más reducidos. Algunas agencias de viajes organizan programas durante los días del “Oktoberfest”. Para informarnos mejor lo mejor es contactar con la Oficina de Turismo de Alemania en Madrid (Tel: 914293551), quienes además nos ayudarán en lo que precisemos para nuestro viaje.  

DONDE VIVIR:

     Desde tres meses antes de este gran acontecimiento, ya se empiezan a realizar las reservas de hoteles, y todo tipo de alojamientos en la ciudad de Munich y sus alrededores. Ello quiere decir que será muy difícil encontrar algo donde poder vivir si nos presentamos sin reserva alguna en el “Oktoberfest”. Cuanto antes consigamos un hotel, más tranquilos nos sentiremos en Munich. No obstante, si ello no fuera posible y queremos arriesgarnos a desplazarnos hasta esta ciudad, seguramente que encontraremos alguna alma caritativa dispuesta a alquilarnos una habitación en su propia casa, lo cual no es ninguna tontería ya que saldría más económico y, además podríamos ver cómo se vive esta fiesta a nivel familiar. Esta es una gran labor que lleva a cabo siempre, y sobre todo durante los días del “Oktoberfest”, la Oficina de Turismo de la Ciudad de Munich, donde con toda seguridad, intentarán ayudarnos en cuanto a información y hospedaje se refiere. Otra posibilidad sería alojarnos en un camping, aunque para ello tendríamos que disponer de un coche para poder desplazarnos hasta su ubicación, que suele ser en las afueras de la ciudad. Si tomamos esta opción, no nos olvidemos de llevar con nosotros en el coche algún tipo de material de acampada: saco de dormir, tienda, colchón o espuma, almohada, etc.

Son varias las cadenas hoteleras con hoteles en esta ciudad, tales como Sheraton (900-993901), Inter-Continental (900-994420), Holiday Inn (900-993119), Hilton (900-993246), etc. Estas compañías los ofrecen de categorías superiores y de lujo, tanto en el centro como en los alrededores de la ciudad, entre los que destacan el Sheraton München Hotel & Towers (Arabelastrasse, 6  Tel: 89 92643124;, el Hotel Kempinski ( Maximilianstrasse, 17  Tel:89 230390); el Hotel Alfa ( Hirtenstrasse,4  Tel: 089 598461); el Munich Park Hilton (Amtucherpark, 7 Tel:89/38458); el Hotel Altano (Arnulfstrasse,12 Tel: 89 551880); el Hotel Hauser (Schellinstrasse, 11 Tel: 89 281006; el Hotel Holiday Inn (Leopolstrasse,194  Tel: 89 381790), el Munich Penta Hotel (Hochstrasse, 3 Tel: 89 48030), etc. El precio de las habitaciones oscila entre 75 €, 150 € y 300 €, aproximadamente, aunque seguramente es posible conseguir otras tarifa durante los días del “Oktoberfest”.

DONDE COMER:

     El mejor lugar para saborear y degustar la gastronomía de esta región del sur de Alemania es en las propias casas de los bávaros, así como en algunos de los mejores restaurantes de la ciudad. Durante los días del “Oktoberfest”, seguramente que probaremos el pollo en todas sus versiones, el asado de cerdo con albóndigas, el pescado a la parrilla, y el "wurst", la tradicional salchicha blanca bávara, la cual se llega a consumir por toneladas y, por supuesto, todo ello acompañado de rábanos (Radis) y de panecillos salados (Bren`z). La mayoría de este tipo de comida es posible conseguirla en algunos lugares de la ciudad, y en el propio recinto de la Feria. Sin embargo, si se pretende variar un poco el menú, y saborear algunas de las especialidades de la Alta Baviera, tales como la carne de buey con salsa de rábanos picantes, la morcilla y el embutido de hígado, el pescado ahumado, etcétera, acompañado siempre de buen vino y cerveza, habrá que dirigirse a los  restaurantes más conocidos, tales como el Rest. "Bayerischer Hof” (Promenadeplatz, 2-6 Tel: 89 2120993); el Rest. "Donisl" (Weinstrasse, 1 Tel: 89 296264); el Rest. "Alt Bayern Stube" (Arabellastrasse, 6  Tel: 89 92 643549); el Rest. "Belfer Ruche" (Residenzstrasse, 27 Tel: 89296565) y el Rest. "Weichandhof" (Betzenweg, 81 Tel: 89 8911600, entre otros, ya que todos estos tienen ofrecen especialidades de la región.
   

COMPRAS:

     Lo más típico de Munich son los artículos de piel y cuero, aparte de los populares prendas de loden, las clásicas jarras de zinc, plomo y cerámica. Las tiendas de regalos y grandes almacenes se encuentran en los alrededores del Ayuntamiento, una zona peatonal que llega hasta la estación del tren. También, la Maximilianstrasse es una de las más famosas de Munich, en donde están las mejores boutiques de moda y diseño, así como diferentes tiendas de regalos.
 

A TENER EN CUENTA (INFORMACION Y DIRECCIONES DE INTERES)

     En 2009, la Gran Fiesta de la Cerveza, es decir: el “Oktoberfest”, comenzará el día 19 de septiembre y finaliza el 4 de octubre. Dentro del recinto también hay atracciones para los más pequeños, que estarán abiertas todos los días, a partir de las 10:30 de la mañana. El precio del litro de cerveza, durante estos días, costará entre 8,0 € y 8,60 €. También se puede beber en todos los lugares la cerveza sin alcohol. Para la gente con algún tipo de minusvalía habrá servicios adaptados, así como rampas para que puedan subir y bajar por todo el recinto ferial en sillas de ruedas. Los domingos y festivos, las carpas y pabellones de la feria estarán abiertos desde las 9:00 horas hasta las 23:00 horas. Se dejará de servir cerveza a las 22:30 horas, y la música dejará de tocar a las 22:45 horas.

En la ciudad se puede adquirir también la "Munich Key" (Llave de Munich), una tarjeta con la que se obtienen magníficos descuentos, tanto en los transportes públicos como en las tiendas, restaurantes y algunos hoteles. Esta tarjeta sólo se puede comprar en la propia Oficina de Turismo de esta ciudad.

Direcciones y teléfonos de interés:

  • Oficina de Turismo de Munich (Sendlinger Strasse, 1  Tel:089/2391289).
  • Oficina Nacional Alemana de Turismo en Madrid (c/ San Agustín, 2 -Plaza de las Cortes- Tel: 91/4293551).

 

QUE HACER:

 Personalmente creo que no nos quedará mucho tiempo libre cuando nos encontremos inmersos en el “Oktoberfest”, sin embargo, tanto la ciudad de Munich, como sus alrededores, merecen una visita. En el centro de la ciudad hay varios museos, iglesias, palacios y galerías de arte, de entre los que destaca el Museo Municipal, el Deutsches Museum, el Museo Nacional, la Iglesia de San Pedro, el  Ayuntamiento, el Museo-Palacio de la Residencia y el Palacio de Nymphenburg, entre otros. En los alrededores se encuentra el Estadio Olímpico, con sus bellos jardines y el Museo BMW. Ya, un poco más alejado, en una excursión de medio día, podríamos visitar el Castillo de Neuchwanstain, donde vivió los últimos meses Luis II de Baviera, que no es otra cosa que un hermoso castillo construido en mármol de Carrara, con infinidad de obras de arte, y que es una verdadera maravilla de la arquitectura, donde se rodaron algunas escenas de la película "Sissi Emperatríz".

 Texto y Fotos: RAFAEL CALVETE