Muy diversas causas – que desbordarían ampliamente este comentario- otorgan unas características a la cocina actual. La “bistronomie” supone no renunciar a la calidad y el placer de la gastronomía , pero olvidando la fastuosidad y las creaciones de una gran complejidad.


Es el paso de la “alta costura” al “prêt a porter”. En este nuevo enfoque triunfan en vivo contraste tanto los sabores más enraizados en la tradición , como las aportaciones de cualquier lugar del mundo globalizado que constituyen la cocina de fusión.

Negre fum es un ejemplo muy estimable en la tendencia descrita. Unos amigos de Vilanova entre ellos el conocido actor cinematográfico Sergi López decidieron crear el restaurante. Su nombre evoca el industrialismo de la Fábrica Pirelli, que se encontraba en la zona antes de la urbanización actual .

El humo negro que da nombre al establecimiento se refleja en una decoración en la que el color negro predomina. Se ha buscado la elegancia , pero huyendo de la ostentación. El toque evocador de obrerismo industrial matiza una instalación decididamente “bourgeoise”.



En la carta pueden encontrarse diversos “tempura” -extraordinario el de verduras-, o unos pies de cerdo con gambas –sin necesidad de trabajar- envueltos en un sutilísimo crujiente o platos que reclaman la cocina de la abuela como el fricando de rape o los diferentes arroces -arroz negro con almejas y guisantes, arroz de bacalao..- o unas exquisitas cocochas de bacalao. Tradición y universalismo con un toque de modernidad y seriedad en la elaboración.



En una localidad como Vilanova de gran tradición en la cocina marinera Negre fum situado en segunda línea de mar (en la Plaza Mediterránea), respetando el producto supone una orientación nueva en una línea de continuidad. Un restaurante muy recomendable.

Dirección:

  • Plaça de la Mesditerrània,
  • Vilanova i la Geltrú,
  • Tlf: 93 815 33 62


Butulus Fartus