En el año 1900 en Consell de Cent 362 abrió sus puertas una fábrica de caramelos que pronto adquirió fama en Barcelona, pocos años después la fábrica se transformó en una pastelería, con igual éxito entre los barceloneses por sus dulces. Ahora en ese mismo lugar podemos disfrutar de la gastronomía del Restaurante Reñé.

Conservando la fachada original y con diversos elementos que nos recuerdan su larga historia, nos encontramos con un local con un aire totalmente modernista y muy atractivo para el público en general.

De la mano del siempre acogedor Carlos Vidal y en una agradable cena junto a compañeros de distintos medios, hemos podido conocer las propuestas culinarias que nos ofrece cada día Café Bar Restaurante Reñe.

 

Con un producto fresco, mediterráneo y de gran calidad el chef Moisés Ibarra, nos ofrece una variada gama de platos, que se adecuan a los gustos de cada temporada.

Sorprendentes por sencillas pero originales las “olivas en aderezo de mi madre”; ideales para acompañar una caña, e iniciar un buen recorrido por la carta.

El Steak Tartar de solomillo, destaca por su buena elaboración y por el ajustado punto de picante.

Sus buñuelos de bacalao se definen como “esto sí que son buñuelos de bacalao”; y la afirmación es totalmente cierta, esponjosos, suaves, y con mucho bacalao; tal vez un punto más de ajo les daría la perfección.

Destacable también la Vieira con cep y emulsión de aceite y limón.

El Tataky de lomo fresco de atún requiere tal vez un tiempo aún menor de cocción, para convertirse en un plato ideal.

Excelente la salsa de las “patatas bravas sin más”.

Entre los postres un original  helado de manzana Granny Smith, que recomendaríamos servir solo con el acompañamiento del zumo de la propia manzana, dejando a un lado los trozos y láminas de la fruta.

Restaurante Reñé puede convertirse en un lugar ideal en el Eixample barcelonés para un almuerzo, una comida, una cena o simplemente para un aperitivo.

Variedad y buen trato al producto es lo que se requiere, y seguro que el joven Moisés Ibarra lo conseguirá.