Restaurante Solera Gallega, veinticinco años de servicio en la ciudad de Barcelona

Nos ofrece los mejores ingredientes de Galicia, tanto de mar como de tierra. una gran variedad de pescados y mariscos de las costas gallegas.

 Distinguido amigo, aquello que hay que hacer para atraer su atención y celebrar su visita está mucho más allá de la lectura de esta crónica con la oferta de un menú especial a cincuenta euros por comensal con una variedad de entrantes y remate final de mariscada por todo lo alto. Es más, mucho más que unas líneas de agradecimientos a un amigo, Manolo , por todo lo que ha representado en muchos avatares que nos depara la vida.
 

Nosotros consideramos, me refiero a la canallesca que escribos desde hace más de cuarenta años las crónicas y críticas culinarias,


que no gastronómicas. Como digo somos muchos y agradecidos a Manolo, por su magnanimidad, discreción, prudencia y alegría de estar entre-mesas y entre-fogones clásicos al estilo gallego ,que no han caído en una innovación, la deconstrucción del plato abundante, del sabor a un caldo gallego, de unas zamburiñas en empanada o unas aceitunas “picual” con su conservación impecable. El universo de las ofertas de una cocina “futurista” de tantos y cuantos restaurantes que Vd. usted ya conoce, les puedo asegurar que no cabe en este clásico lugar y que, este singular menú- aniversario está especialmente pensado para que disfrute sin que se altere ni un ápice el equilibrio de la relación calidad-precio tan maltratada actualmente. Son veinticinco años y es como una rubrica de su firma profesional, la de Manolo, claro está.
 

Además, por todo ello, le ofrezco con toda mi buena voluntad,

una pequeña guía de su carta con variedades de su recetario culinario muy especial, pensada para una futura estancia en las tierras de Galicia, si es que decide conocer "in situ" la cuna de sus conocimientos, reflejados en la cocina de Solera Gallega con una gran fidelidad a la tradición, con una excepcional oferta de buenos vinos y por supuesto, el servicio familiar que les distingue por su carácter idiosincrático, tanto de los colaboradores como el de mi admirado Manolo.
 

Por las noches,

muy a menudo me siento delante de la entrada del establecimiento y observado la cantidad de clientes amigos que visitan,tratan, dialogan y quedan para la tertulia seguida a la excelsa cena:
 

El rodaballo a la gallega,

pulpo a feira, ostras, almejas, gambas, cigalas de Marin y alguna que otra pieza de carne de aquellas tierras, tan rojas ,gustosas y tiernas.Las cañas rellenas de crema pastelera y un sin fin de cosas más que sería Inter.,minable para cerrar esta carta de un amigo interesado.

 

Un cordial saludo,

José Manuel Castro