El Gran escritor y periodista Vázquez Montalbán,  con Carvalho se reconcilió con la Barcelona postolímpica: el detective se iba a bañar en la Barceloneta en El hombre de mi vida. en todas las novelas de la serie Carvalho encontramos alguna referencia gastronómica, en este caso hemos encontrado una reseña del restaurante Can Solé donde realzaba el arroz con espardenyes que se tomaba Margalida (protagonista de una de sus novelas policiacas de Carvalho).

“Margalida estuvo más rato en el agua que tomando el sol y Carvalho la siguó  cuando se fue a la ducha pública y luego aceptó tomarse un arroz con bogavante en la Barcelonesa, en Can Solé, un restaurante que había respetado la estética de un barrio pescador y los precios del poder adquisitivo de diez años atrás. A veces el dueño le telefoneaba  cuando tenía espardenyes porque propiciaban el aroma final de un arroz”

Váquez Montalbán,y su adorable esposa la historiadora Anna Sallés Bonastre eran  grandes amigos de Josep Maria del restaurante Can Solé y unos grandes clientes con los que la sobremesa se convertía en un largo placer.

En Can Solé són unos apasionados de la literatura de Vázquez Montalbán incluso el año pasado colaboraron en la edición de BCN negra que se realiza durante una semana en la que seis restaurantes de la Barceloneta ofrecen  menús negros inspirados en los gustos de Manuel Vázquez Montalbán. En esa ocasión Can Solé ofreció:
croquetas de jamón y foie;
sipias pequeñas al horno con tomate;
arroz caldoso con espardenyes;
de postre, praliné.


Can Solé y la Barceloneta le deben mucho a Manel y nos gusta rememorar su gran literatura y su gran personalidad que tanto ha ayudado a este país a crear una cultura de la gastronomía. Por eso nos gusta poder hacer esta pequeña reseña dedicada a su recuerdo. 8 años sin Vázquez Montalbán son una gran pérdida para todos sus amigos y sus lectores.