A partir de los próximos días todas las botellas de Vichy Catalán lucirán un etiquetado especial que conmemora el nacimiento del fundador de la marca y de la empresa, el doctor Modest Furest i Roca. El doctor Furest puso en marcha la empresa en 1881 e inició de inmediato la explotación moderna, industrial y científica de estas aguas. Él descubrió las propiedades mineromedicinales de Vichy Catalán, un agua que es sinónimo de salud y un referente de calidad.

Se ha demostrado que su consumo tiene un efecto beneficioso para el aparato digestivo y las inflamaciones crónicas. Estas observaciones se han demostrado mediante las técnicas de análisis más modernas.

El doctor Furest puso en marcha la primera planta embotelladora de Vichy Catalán en Caldes de Malavella (Girona), y pocos años después inició la construcción del Hotel Balneario Vichy Catalán.

Desde un primer momento tuvo claro que las propiedades saludables del agua y por eso decidió que había embotellar para que todo el mundo pudiera disfrutar con su consumo.

La etiqueta ocupa un lugar destacado

El homenaje de Vichy Catalán a su fundador se plasma en una etiqueta elegante donde la imagen del doctor Furest y la del Balneario Vichy Catalán ocupan un lugar destacado.La parte derecha muestra un detalle de la fachada principal del balneario y un majestuoso edificio de estilo neomudéjar, joya del modernismo catalán del siglo XIX-rematada en su extremo superior por un detalle floral, uno de los elementos más característicos del estilo que revolucionó la arquitectura, el diseño y las artes plásticas y decorativas de la época. La parte izquierda de la etiqueta está presidida por una de las imágenes más conocidas del doctor Modest Furest, una fotografía de principios del siglo XX.

La parte inferior de la nueva etiqueta muestra el medallero de la marca. La contraetiqueta de la botella alberga un pequeño texto de homenaje al doctor Furest en tres idiomas (catalán, castellano e inglés). Esta serie limitada de etiquetas utilizará en toda la gama de envases reutilizables que se utilizan en el sector de la restauración, y en los de 1 litro y 250 ml que se comercializan en el sector de la alimentación.

La imagen del doctor Furest también estará presente en los paquetes de seis botellas de 250 ml, que se han vestido con una imagen y una composición muy similar a la de la etiqueta. Las etiquetas de Vichy Catalán han cobijado durante los últimos años la obra de artistas de renombre internacional como Dalí, Gauguin, Mozart, Gaudí, Bécquer o Albéniz. También han servido para glosar grandes obras literarias como El Quijote y El Cantar del Mío Cid, o para homenajear a los violines Straparius, el templo de la Sagrada Familia o la Estatua de la Libertad, entre otros. Las especiales propiedades minero-medicinales de Vichy Catalán y su sabor inconfundible la han convertido en una de las aguas minerales predilectas de los profesionales de la restauración y de los consumidores.