Ayer Barcelona anocheció con alguna estrella más de lo que es habitual, aunque estas recién llegadas no se encuentren a años luz en el firmamento. Y es que no hablamos de astros sino del reconocimiento que la reputada Guía Michelin entrega en forma de estrella a los mejores restaurantes del mundo. En la presentación de la guía para el año 2017, Michelin ha anunciado qué restaurantes de la geografía española han sido agraciados con tan prestigioso reconocimiento, y en la Ciudad Condal la gran noticia ha sido la máxima distinción otorgada por la guía al restaurante Lasarte.


El restaurante Lasarte, dirigido por Martín Berasategui y con Paolo Casagrande de jefe de cocina, se convierte así en el primer restaurante en la historia de Barcelona en recibir tres estrellas Michelin. El restaurante del chef vasco, situado en el hotel Monument y que cerró sus puertas durante tres meses antes de volver con más fuerza que nunca, ha situado a la capital catalana en lo más alto de la gastronomía mundial.


En el siguiente escalafón de honores, Barcelona no puede celebrar la inclusión de ningún restaurante nuevo con dos estrellas. Sin embargo mantienen este privilegio los restaurantes Àbac, del televisivo chef Jordi Cruz, y Moments, emplazado en el lujoso hotel Mandarin Oriental. En la categoría de una estrella Michelin sí que hay novedades en Barcelona de la mano de dos restaurantes más: el Céleri, parada obligatoria para veganos y vegetarianos, y el Xerta, con su estilo de cocina tradicional de las Terres de l’Ebre.


La Guía Michelin reconoce la buena salud gastronómica de Barcelona con una lluvia de estrellas que de bien seguro que vitalizará aún más este sector cada vez más importante para la ciudad.